jueves, 6 de octubre de 2011

DOS BARCOS HAY EN MI RÍA QUE RELUCEN MÁS QUE EL SOL

Dos barcos que me tienen enamorado, como supongo que le sucederá también a otros, tienen su base en el marinero y pintoresco pueblo de Redes, en la Ría de Ares. Ambos tienen mucho en común, prácticamente la misma eslora, casi el mismo tipo de aparejo, los dos son de madera, y poseen una belleza intrínseca que como mejor se percibe es cuando los ves navegando por la ría.
Uno es local, el “Abur” de Francisco Varela, que muy a menudo sale a navegar, desplegando su mayor cangreja coronada por la escandalosa y su foque amurado en el pequeño bauprés. Realmente es una delicia cómo navega.
Aquí tenemos imágenes del Abur con música de J.S.Bach:
(Aunque no me fío mucho de youtube)

(O aquí.Lástima que se vea tan pequeño y/o que las imágenes pierdan tanta resolución, pero...)


El otro podría decirse ya que también es local, se trata del “Sauntress” del irlandés Martin O´Scannel y que según él mismo explica, “Sauntress” significa “El Caminante”. Haciendo honor a su nombre, en el transcurso de los años, este barco surcó los mares del norte de Europa, desde Irlanda hasta Noruega, pasando por Holanda y Francia arribó al coruñés pueblo de Redes, hace ahora unos cinco años, en cuya ensenada se encuentra fondeado desde entonces. El Sauntress se construyó en Cardiff (Gales) en 1913 por Wright & Harris, bajo los planos de Wright. Tiene 28 pies de eslora y pesa cinco toneladas. Su construcción es de pino tea fijado en cobre sobre armazón de roble, quilla lastrada con plomo y algún lastre de plomo en el interior. Aparejo Cutter con vela mayor cangreja, escandalosa y dos foques amurados en su largo bauprés. Posteriormente se le dotó de la posibilidad de utilizar una verga para la vela cuadrada, aparejo traído por Worth y O´Brien. (Personajes estos que bien merecen una futura subida al blog). El Sauntress fue incluso portada de la prestigiosa revista Classic Boat, en donde hablan precisamente de esa vela cuadrada.
Tenía motor, pero fue desmontado hace unos quince años navegando ahora como lo había hecho originariamente, impulsado sólo por la fuerza del viento sobre las velas. La gente le pregunta a Martin, ¿qué hace uno cuando no hay viento?, él responde: esperar.
Da gusto ver a los dos barcos maniobrar a vela tanto al salir como al llegar al fondeo, algo que cada vez se ve menos.
Más y mejor explica él mismo sobre su barco en una entrada de la web del Club Marítimo de Redes.
Unas imágenes del Sauntress con música de Carlos Núñez:
(youtube)

(O Blogger)

Desde que está por estas aguas, el casco del Sauntress ha sido pintado en tres colores diferentes, primero blanco, luego crema y ahora celeste. Siendo esta labor de pintado y barnizado de las pocas tareas de mantenimiento que el barco requiere al estar desprovisto de motor. Cada verano el Club Marítimo de Redes organiza una regata de embarcaciones tradicionales en la que además de las ya numerosas unidades que hay en Redes, se suman embarcaciones de toda la ría y de la vecina Ría de Ferrol. Es frecuente ver navegar juntos al Abur y al Sauntress, midiendo sus fuerzas en cualquier condición de viento, pero dentro de esa regata se ha llegado a establecer una prueba de Match Race, al más puro estilo de la Copa del América, entre los dos barcos o mejor dicho, entre los dos patrones.
Una vez terminada la igualada competición, ambos vuelven a tierra en el chinchorro para brindar con una cerveza en A Pousada do Mariñeiro, también conocido popularmente como el bar “Charito”.
Y por último unas imágenes de ambos barcos "compitiendo" con música también de Carlos Núñez:



Lo que daría, ya no digo por tener cualquiera de estas dos joyas, sino por poder navegar en ellas. Todo un lujo que Martin, “el irlandés de Redes”, haya elegido estas aguas como hogar para su precioso velero. Que sea por muchos años.

6 comentarios:

unsui dijo...

La verdad que es un lujo disfrutar de la compañía de esos barcos y de esa gente que entiende y ama lo que es navegar a vela, algo que considero casi místico.
Preciosas fotos de preciosos barcos
Un abrazo
j

Nautijorge dijo...

Sí, hay cierta mística en ello. Es una comunión con el barco, el viento y el mar.
Gracias, un abrazo.

Anónimo dijo...

mi primer barco fue, y todavía es, un precios vaurien de madera, un veternano de mas de 40 años de servicio en primer línea, que despues muchos años aburriendose en tierra decidió, animado por mi primo, volver a navegar en las aguas de la ria de Muros. Si por casulidad cruzais vuestra estelas no dejeis de saludarlo, sobre todo desde que abandono la Bahía de Baiona, se encuentra solo pero feliz de seguir navegando aunque ya no compita y en su pañol pensen los recuerdos de sus camaradas desaparecidos. Ya se que no es un clipper, pero fue mi primer barco

Nautijorge dijo...

Hace muchos años navegué alguna vez en un Vaurien de madera y aunque tuve uno de fibra que era más veloz y competitivo, las sensaciones del de madera son inigualables.
Mimalo, porque son como los viejos violines, si se cuidan darán aún grandes satisfacciones.
No dudaré en saludarlo si cruzamos nuestras estelas...

Fernando dijo...

Jorge, tendrás que vir algún día a unha regata do Bao, ou unha Volta a Illa de Arousa.
Eu xa competín contra Paco en Ferrol, donde era o dominador da Parrocheira, pero ... non gañou todolos anos ...

Nautijorge dijo...

Terei, terei Fernando. A verdade é que gañas non faltan.
Non sei se Paco é un fino regatista ou non, pero navegar navega bastante.