martes, 11 de noviembre de 2008

FUERTE “CASTAÑA” EN LAS PRIMERAS MILLAS DE LA VENDÉE GLOBE

La historia se repite, al igual que en otras ediciones anteriores de la Vendée o como en la última Velux 5 Oceans, los inicios en el Cantábrico han sido demoledores.
Desde que el pasado domingo tomaran la salida, ya son nueve barcos que han tenido que retornar al punto de partida en Les Sables d´Olonne con averías de distinta consideración, algunos de los cuales ya han vuelto a salir al mar.
Según indica el reglamento de la Vendée sólo podrán reparar sus desperfectos para volver a retomar la regata si vuelven a Les Sables, en un márgen de 10 días, ya que de recibir ayuda externa recalando en cualquier otro puerto automáticamente quedarían descalificados. El frente frío que ha alcanzado a la flota en el Cantábrico ha provocado que los participantes se enfrentasen a vientos de proa de hasta 53 nudos y olas de más de 6 metros, lo que ha ocasionado que tres barcos desarbolasen, “Groupe Bel” de Kito de Pavant, “Aquarelle” de Yannick Bestaveu y “DCNS” de Marc Thiercelin, este último esta misma mañana, cuando se encontraba a pocas millas al N de La Coruña. “Chimenés Poujoulat” de Bernard Stamm colisionó con un mercante, rompiendo su bauprés, por lo que tuvo que virar rumbo a Les Sables, lo mismo que “Hugo Boss” de Alex Thomson (el cenizo) con daños estructurales en el casco, el “Foncia” de Michel Desjoyeaux con problemas en la jarcia. También han tenido que dar la vuelta Dominique Wavre con su “Temenos II” (que ya ha retomado la salida), “Maisonneuve” de Jean-Baptiste Dejeanty y “Spirit of Canada” de Dereck Hatfield.
Esto si que es empezar con mal pie, pero quedan muchísimas millas por delante, casi todas, y todo puede suceder, esto es una prueba de fondo.
En estos momentos la cabeza de regata, comandada por el “Paprec-Virbac”, se encuentra al NW de Cabo Finisterre, mientras que Unai Basurko con su “Pakea Bizkaia” va remontando posiciones navegando en dirección a la costa gallega. El viento se ha ido abriendo hacia el NW y amainando, lo que permite ya que los participantes se encuentren navegando a buen ritmo con rumbo Sur.
Como dice el eslogan de la regata… la leyenda continúa.

2 comentarios:

iev dijo...

Jorge, la leyenda del "cenizo" se acrecienta: Alex Thompson con su Hugo Boss, retirados por deslaminación de la capa exterior de carbono de su barco (por cierto, la 1ª vez que veo ese tipo de deslaminación).
Saludos.

Nautijorge dijo...

Ya lo decía yo... Je,je
Pero si es poco habitual deslaminar la capa exterior de un barco de carbono, al menos el cenizo esta vez ha tenido la suerte de no romper el barco en el gran sur...
Sin duda la reparación a prisa y corriendo que han tenido que hacer antes de la salida ha tenido algo que ver.
Siempre cae de pie el tio, pero a estas alturas debe haber agotado la mayoría de sus "siete vidas" ;-)
Y mientras tanto Tarhugo Boss sigue apoyándolo, por ahora.