martes, 2 de diciembre de 2008

ADIOS A UN MAESTRO

Este fin de semana se ha ido uno de los grandes maestros de la arquitectura moderna, quizá el último, el danés Jørn Utzon. Sobre todo conocido por una de sus obras más emblemáticas, a la vez que polémicas, icono no sólo de una ciudad sino incluso de un continente, como es la Ópera de Sydney. En este gran edificio, espectador de tantos acontecimientos náuticos en la bahía, personalmente siempre he querido ver unas velas, quizá símbolo de los grandes clíppers en los que llegaron los colonos anglosajones.
Pero este gran arquitecto vivió mucho tiempo en España, concretamente en una de las casas proyectadas por él en Mallorca, mí preferida, la casa Can Lis, construida mirando al mar sobre los acantilados de Porto Petro a principios de los 70. El Maestro se fue en una noche de cuarto creciente, como quizá intuyó cuando diseñó uno de los tragaluces de su casa. Pero, como ocurre con los grandes artistas, no se ha ido del todo porque nos ha dejado su obra.
Ahí queda eso...!

2 comentarios:

Aniña dijo...

Siemrpe se van los grandes pero lo bueno es que nos dejan su huella en un sitio donde nunca desapareceran el corazon!!
besitos

Nautijorge dijo...

Es cierto, Ana, aunque la verdad es que de aquí nos vamos todos, no sólo los grandes. Si bien es cierto que todos somos grandes para alguien.
Bicos