jueves, 11 de diciembre de 2008

GITANA EIGHTY FUERA DE JUEGO EN LA VENDÉE

Loïck Peyron, uno de los participantes más experimentados y con muchas posibilidades de ganar esta Vendée Globe ha desarbolado ayer por la tarde cuando se encontraba en el grupo de cabeza, a unas 180 millas al sur de las Islas Crozet y 650 millas al oeste de las Islas Kerguelen, en medio del Índico sur y justo en el límite de latitud entre los cuarenta rugientes y los cincuenta aullantes. Peyron ocupaba en ese momento la tercera posición en la clasificación, unas quince millas por detrás de Sébastien Josse, actual líder de la prueba en dura pugna con Jean Pierre Dick.
Según explicó el propio marino a la dirección de la regata, tenía en ese momento unos treinta nudos de viento y navegaba con un rizo en la mayor y el solent a proa. Él se encontraba en el interior del barco cuando se ha producido la rotura y no ha sufrido daños personales. De momento estudia cómo izar un aparejo de fortuna ya que conserva la botavara, para ver cuáles son sus opciones para salir de esa zona del océano por sus propios medios. Loïck Peyron es el único competidor de la actual edición de la Vendée Globe que ya había tomado parte en la primera edición de la prueba, en 1989, en la que había finalizado segundo. En este primer tercio recorrido hasta ahora de la prueba de más de 24.000 millas alrededor del mundo en solitario y sin escalas, Peyron había liderado la regata durante dieciséis días, demostrando que era uno de los favoritos a la victoria. Como se ve, el gran sur no perdona.

3 comentarios:

Aniña dijo...

molan una barbaridad me qudo con la ultima imagen

Anónimo dijo...

Ya sé que mi comentario no parece tener mucha relación con el apartado en el que se publica. Si no es porque, en estas poco entrañables fechas (para mi, al menos no lo son) y una vez vistas semejantes imágenes, a uno le dan todavía más ganas de "navegar lejos del mundo de los hombres". Aunque no me son muy gratas y pienso aislarme de ellas en mi casa de La Vera, te deseo lo mejor para estas fiestas y para el año entrante. Un fuerte abrazo. Jose Manuel

Nautijorge dijo...

Me alegro "verte" por aquí Jose Manuel.
Lo mismo te deseo, de corazón.
Estoy buscando tu dirección de e-mail para enviarte algo.
Ese encanto de la soledad en el mar a buen seguro que lo encuentras también en La Vera, y mejor al calor de un buen fuego ;-)
Que pases un buen "retiro" lejos del mundo de los hombres... y cuidado con los empachos de mermelada de higos... je,je.
Un fuerte abrazo y hasta la próxima travesía.