martes, 2 de febrero de 2010

33 EDICIÓN DE LA COPA DEL AMERICA O UN NUEVO INTENTO DE CARGARSE LA COMPETICIÓN MÁS ANTIGUA DEL MUNDO.

El próximo 8 de febrero dará comienzo la 33 edición de la A.C., o lo que queda de ella.
Tras un interminable culebrón de demandas, querellas, juicios, recursos y apelaciones. De gastarse cantidades indecentes de dinero. De diseño, tecnología y marketing. De pruebas, roturas y más pruebas…
Dos monstruos de más de 90 pies, un trimarán (BMW Oracle) y un catamarán (Alinghi), con la más avanzada tecnología, se enfrentarán en Valencia al mejor de TRES regatas… y ya está, ¿eso será la 33 edición de la America´s Cup?
Aunque más adelante, al parecer, habrá más regatas, no hay más participantes.
¿Qué mierda es esto entonces?
Pues esta mierda es una especie de cáncer de la vela. Una obscenidad de dinero y poder en un mundo en crisis.
Una pataleta de “niños ricos” que quieren jugar con sus carísimos juguetes. Ya en 1988 el banquero neocelandés Michael Fay se las dio de listo presentando un desafío, fuera de tiempo y proporción, con un gigante monocasco, el “Big Boat NZ1”, buscándole los tres pies al gato del “Deed of Gift”, a lo que un avispado Dennis Conner respondió con un catamarán con velas rígidas, un nuevo “Stars and Stripes”, con el que le dio sopas con honda, y ahí acabó todo. Sólo sirvió para establecer nuevas bases y crear una nueva clase de barcos, los CA, que sustituirían a los viejos pero carismáticos 12 M fórmula internacional (Twelves).
Ahora, después de que en la última edición los del BMW Oracle demostraran que no saben perder, se vuelve a repetir la historia.

Es cierto que estos artefactos son espectaculares, llegando a alcanzar velocidades cuatro veces superiores a la del viento, eso sí, con mar llana y vientos flojos…
Muchos defienden que al progreso no se le puede frenar, pero han convertido la competición a vela más antigua de la historia en otra cosa.
Bien, si lo tienen, que se gasten toneladas de dinero en eso, que los construyan, que los naveguen y que se echen carreras entre ellos si quieren, pero por qué llamarle America´s Cup?
Sea como fuere, ahí los tenemos, en la capital del “diseny”, donde dentro de menos de una semana se enfrentarán por primera vez. ¡Pasen y vean!
Como choquen en el primer cruce, haciéndose astillas de carbono, entonces si me voy a reír un rato…


2 comentarios:

Iago Carballo dijo...

No me seduce imaginarme la cantidad de dinero que se han gastado estos dos en este lamentable asunto... Pero como pasó en el 88 seguro que esto deriva en algo nuevo y mejor para la Copa América, que siempre ha tenido estos asuntos "sucios" cada cierto tiempo. Siempre que el defensor gana la copa por los pelos, en la siguiente edición hay "jaleo".

Nautijorge dijo...

Si, Iago.
Espero que así sea.
Pero hoy por hoy, con los tiempos que corren, puede resultar casi obsceno.
Lo que no entiendo es que en todo este tiempo ha cambiado todo menos el manido "Deed of Gift", fuente de todas estas escaramuzas.