viernes, 12 de febrero de 2010

POR FIN LA 1ª REGATA DE LA 33 AMERICA´S CUP CON TRIUNFO APLASTANTE DEL BMW ORACLE

Por fin se han enfrentado los dos artefactos en el agua, en lo que ha sido una desconcertante regata.
De entrada mi impresión ha sido que Bertarelli debería jugar con su juguete de dos cascos en las horas libres, dejando que en regata el timón lo lleve un especialista. La primera cagada la cometió el propio Bertarelli, que entró en la presalida como un toro de lidia en la plaza. Fue de cabeza hacia el contrincante y calculó mal el tiempo que le lleva a su catamarán virar, quedándose atravesado delante del trimarán que venía amurado a estribor, con lo que de entrada le cayó una penalización. Penalización que teniendo en cuenta la poca maniobrabilidad de los multicascos podría suponer ya la pérdida de la regata. La segunda cagada incomprensible correspondió al BMW Oracle, que se quedó clavado, fuera de la línea, a pocos segundos del bocinazo de salida. Aparentemente, al estar aproado, no tuvo velocidad para maniobrar y arribar hacia la línea, mientras el Alinghi sí lo hacía y salía destacado. No tardó demasiado el trimarán, no sólo en neutralizar esa diferencia sino en sobrepasar a su contrincante. A partir de ahí, el americano arrió su vela de proa, manteniendo, sólo con su ala, una velocidad parecida a la del barco suizo, al menos durante un rato. Después, el trimarán Oracle fue poco a poco aumentando su ventaja. Se pudo apreciar también la mayor finura al timón por parte de Spithill, patrón del BMW Oracle, que mantuvo durante casi la totalidad de la regata a su trimarán apoyado en un solo patín, mientras que Bertarelli iba dejando constantemente que su patín de barlovento se apoyase en el agua.
En resumen, el trimarán americano de Oracle le ha sacado más de diez minutos al catamarán suizo Alinghi (después de los 360º de penalización), en unas condiciones que, a priori y en teoría, beneficiaban a los suizos. Parece que el trimarán es claramente superior al catamarán, pero apostaría que en el próximo enfrentamiento veremos a otro patrón al timón del Alinghi, aunque todo apunta a que eso sólo supondrá una disminución en la ventaja que les saque el Oracle. Así que, si las condiciones lo permiten, el próximo domingo veremos como los americanos se llevan la copa de vuelta a casa, después de unos años fuera.
Esperemos que después de esta edición de pantomima, la Copa del América vuelva a ser la emocionante competición que era, incluso con todos sus defectos.

7 comentarios:

Manuel Derqui dijo...

He visto la regata y he sentido que la Copa del América ha muerto.
Al menos la Copa como yo la recordaba.
La última la disfruté como un enano, cada día ante la tele, no me perdí ni una regata.
La de hoy, si muy espectacular, pero aburrida, un rato aburrida.
Esperemos que algún día, una vez que los americanos se las lleven a casa, la regata vuelva por sus fueros.

Nautijorge dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Manuel.
La regata ha sido un correcalles de 40 millas, con cuatro o cinco maniobras.
Qué más da que hayan estado cerca de los 30 nudos, porque de emoción, cero.
Nada de esos emocionantes "circling" e presalida. Nada de las agotadoras ceñidas de virada tras virada para marcar al contrincante, ni de las tácticas en las popas, con sus maniobras de izadas, trasluchadas y arriadas de spinnakers.
Ahora, además de que siempre navegan en ceñida, debido al gran viento aparente que generan, izan a máquina grandes velas enrolladas, que enrollan y despliegan también con motor y ya está. ¡Coño! es que ya ni sudan.
Sin comentar el mal rollo antideportivo que se respira.
En fin, espero que esta edición se termine ya, aunque después sigan rompiedose los cuernos en los tribunales, que eso se les da bien.

Isabel Martínez Rossy dijo...

... Un mar de "Verano Azul", maniobra mecánica...¿donde ha quedado la navegación a vela en la Copa América?. Un amigo estuvo en Valencia en la anterior edición y me contaba el "ambientazo" en el puerto, ver esos impresionantes barcos, los sindicatos en los bares y en los pantalanes, la expectación de la gente, salir al mar a seguir las regatas... es que esta vez ni eso... Yo estoy siguiendo el "desafío" (???) por tus comentarios.
He oido en las noticias que hoy se ha anulado la regata por falta de viento... espero que nos cuentes.
Un abrazo

angel dijo...

Pues me habeis quitado lo que iba a comentar. Estoy impresionado por el oracle, si. Pero esto no es una regata.
Por que una regata de este tipo se compone, si, de barcos espectaculares, pero también de tripulaciones asombrosas. Y la diferencia entre barcos, ha dejado en nada el trabajo de las tripulaciones, que estuvo ahí pero que no lució absolutamente nada.

Nautijorge dijo...

Sí, Angel, pocas maniobras se vieron.
Además el hecho de que los winches funcionasen con motor le quita épica al tema. El tamaño de las velas no era escusa, porque las de los clase J eran tan grandes o más y mucho más pesadas, sin embargo se manejaban a manubrio.

rodolfo dijo...

¿Alguien dabe si hay ya algúnn document o en el que se expliquen las innovaciones puestas en juego por el ganador?, me refiero a: Sistema automatico de contrapesos por bombeo de "agua" o lo que sea. Estabilizacion longitudinal. Mezcla de componenentes en el interior para mejora de flotabilidad, ragulacion del ala, etc, esto es sólo el principio, me temo.

Nautijorge dijo...

Desconozco si se ha publicado ya toda esa parafernalia tecnológica, que evidentemente la hubo.
Aunque si bien es verdad que se consiguieron máquinas veloces, lo cierto es que distan mucho de poder enfrentarse al mar con las exigencias que ello supone.
Estos multicascos "High Tech" son a los barcos como Frankenstein al hombre. Torpes, burdas y limitadas imiaciones, aunque en el futuro... quizá consigan hacer buenos barcos aplicando esas "innovaciones", que no lo son tanto, ya que se utilizan desde hace tiempo.
Tampoco es que desde los inicios de la Copa del América se hayan utilizado diseños pensados en soportar las duras condiciones del mar, pero, en esto, se va claramente a menos. A su lado los clase J o los 12 metros fórmula internacional eran robustas embarcaciones, y eso que también tenían límite de viento.