sábado, 30 de octubre de 2010

ENTRE MAR Y TIERRA

Como supongo sucede con los aviones, uno de los momentos más delicados, cuando la cosa está durilla, es ese momento de transición entre el cielo y el suelo. En los barcos sucede lo mismo con la transición del mar a tierra.

En condiciones duras en el mar se puede estar más o menos seguro y tranquilo, pero cuando hay que entrar en puerto así... se tensan los nervios, pues es entonces cuando la cosa se puede volver realmente peligrosa.

Seguro que algún tripulante ha vivido conmigo una sensación similar en algún momento... ;-)

Desde luego, si el mal tiempo te pilla en el mar es ahí donde más seguro se estará. Por el contrario, si te coge en tierra, lo mejor será permanecer en ella.

Moraleja, con tiempo duro es mal momento para "transiciones"... porque como se puede ver en este video, a veces salen mal.

9 comentarios:

Quatrerin dijo...

Me recuerda a la Regata Tjörn Runt, hay que tener puntería y solo tienes una oportunidad

Aniña dijo...

que grande eres y qe razon tienes besitos

Fernando dijo...

Impresionante, que tensión.

Bufalagamba dijo...

Barbate, mayo de 2009. ¡Qué entrada, con la almadraba por en medio y casi 50 nudos de levante! Saludos desde Valencia. Manel.-

Nautijorge dijo...

Por el paso entre islotes Quatrerin? y allí además debe estar el agua bien fría ;-)
---------------------------------
Grande?, no sé, razón?, quizá...
Besiños para tí también Aniña.
---------------------------------
Alta tensión Fernando :)
---------------------------------
Je,je. Esa es la primera que me vino a la cabeza Manel... ;-)
Espero que no te quedasen marcas... ni físicas ni psicológicas :)
Un abrazo.

Fatima dijo...

He oido campanas...jeje
Besitos!

Isabel Martínez Rossy dijo...

Es que entrar en ese puerto con esas condiciones y con las velas arriba no se le ocurre a nadie... me pregunto dónde terminarían :(
Saludos

Nautijorge dijo...

Fátima, ya me extrañaba que te perdieses una entrada en puerto de estas...je,je.
Bicos.
---------------------------------
Pues aquí van unos cuantos, Isabel.
Por lo que se ve alguno no atinó y terminó en la playa.
El resto supongo que en una parte más ancha y protegida del puerto.
Ya se te echaba de menos. Saludos.

pepita jiménez dijo...

uff menos mal que a mi no me ha tocado una de esas!!! con darle a un francés o llegar achicando agua he tenido suficiente je je
hasta la próxima!!!