domingo, 6 de noviembre de 2011

MAL INICIO PARA EL ABU DHABI OCEAN RACING EN LA VOR


Alrededor de las ocho de la tarde de ayer sábado, unas seis horas después de la salida de Alicante, el Abu Dhabi Ocean Racing patroneado por Ian Walker, rompió el mástil.
Poco le ha durado la alegría a los tripulantes del barco de los Emiratos Árabes, después de su triunfo inaugural en la primera prueba costera de Alicante.

Pasado Cabo de Palos, con olas de 3,5 m y 30 nudos de viento, mientras navegaban con un génova J4 y dos rizos en la mayor, al caer de una ola, el palo se rompió en tres trozos.
El “Azzam” (ADOR) es un barco en el que llama la atención su gran volumen en proa, tanto que su cubierta es una ducha constante por el agua que levanta casi en cualquier condición, en principio pensando en las fuertes condiciones de portantes de las etapas del sur.
Sin embargo su aparejo no ha aguantado las incómodas condiciones medias del Mediterráneo. Mala cosa.
Todos los tripulantes están bien, aunque supongo que bajos de moral por este desafortunado comienzo. Sin embargo aún tienen todo el mundo por delante. Miles de millas en las que pueden ocurrir muchas cosas.
El barco está volviendo a motor hacia el puerto de Alicante, después de recuperar la mayor parte del material, a donde llegarán hoy domingo para ponerse a trabajar cuanto antes para pinchar el palo de repuesto.
Mientras tanto la flota continúa rumbo al Estrecho, navegando en ceñida tras pasar Cabo de Gata, con viento de poniente que irá amainando con el transcurso de las horas. Por ahora la única diferencia táctica parece que la está tomando el Telefónica, que ha optado por el bordo de tierra, sin duda en busca de menos ola y quizá esperando vientos térmicos de tierra por si se cumple que el viento baje, aunque por ahora parece que no.
El Camper, por contra optaba en principio por el bordo de mar. A ver qué tal.
Al parecer el Sanya, proyecto chino patroneado por el ganador de la Volvo 2005-06 Mike Sanderson, también ha tenido problemas. Por lo que se ve a 30 millas al sur de Motril las condiciones eran aún más duas, con 43 nudos de viento y olas de 10,5 metros los del Sanya han roto el barco y vuelven también a Alicante, mientra evalúan los daños con la esperanza de que puedan reparar y volver a la regata cuanto antes.
Lo dicho. Mala pinta tiene que barcos y aparejos supuestamente preparados para aguantar las condiciones más duras yendo a tope, se rompan la primera noche.

6 comentarios:

Fernando dijo...

Vaya vaya!! nada mais sair, mesmo parece que están de estreno. Increible, de quen será o faio?.

unsui dijo...

Es que la "olica" del Mediterráneo tan corta es mucha ola, sobre todo si tiene 3,5 mts y la lebanta el levechazo que hay hoy
Un abrazo
j

Nautijorge dijo...

Ben certo é, Fernando, que a onda do Mediterráneo é ben fodida.
Certo tamén que istos barcos sempre son un banco de probas levado ao límite, pero posiblemente xa demasiado ao límite.
Penso que un pouco xa de perda do respeto ao mar, obsesionados pola lixereza e a velocidade. Imaxinar os golpes que debe pegar unha máquina destas correndo a 40- 44 nudos... pon a pel de poio. O raro é que non rompan máis. Mete medo.

Nautijorge dijo...

Tienes toda la razón Unsui. Esa olica vuestra es bien jodida. No es lo mismo 3 m en el Atlantico que en el Mediterráneo. Se suele pensar lo contrario, pero esa mar corta, que hace "picoesquina" en la cresta ;-), encrespada y desordenada es matadora.
Y los poyos que se montan en un plis plas.
Espero que se calme pronto ese Leveche.
Un abrazo para tí también.

Eddy dijo...

El Sanya, es un antiguo Telefonica. ¿ lo habran cobrado antes de salir ?, porque si " pruebalo y ya arreglaremos",....no te digo....ja ja ja.
Ojalá los dos vuelvan a la regata cuanto antes. Los tripulantes no se merecen estos fallos. Algun estudio de diseño andara estos dias de cabeza.
Un abrazo

Nautijorge dijo...

Buenos son los de la compañía telefónica para dejar de cobrar algo... ;-)
Algún estudio, técnicos en composite y dosmil chinos trabajando noche y día (lo normal en los chinos)...que la mano de obra para ellos no es un problema.
Ojalá vuelvan pronto, porque con cuatro gatos queda una regata muy deslucida.
Un abrazo Eddy.