lunes, 28 de noviembre de 2011

MANZANITA


Manzanita” marcó un hito en la historia de la vela de competición española. Por un lado, al ganar el campeonato del mundo de 1/4 Ton de Helsinki en 1977, cuando hasta entonces nuestros únicos éxitos internacionales de vela eran básicamente los no sé cuantos campeonatos del mundo de Snipe por parte de Félix Gancedo, la medalla de bronce en las olimpiadas de Los Ángeles de 1932 de Santiago Amat y la de plata para el 470 tripulado por Gorostégui y Millet en las olimpiadas de Montreal 1976.
Por otro lado fue el primer proyecto español de competición internacional con la filosofía actual, construyendo un barco revolucionario con un diseño de primera línea, e incorporando a la tripulación regatistas de la élite internacional.
Y por último, el aprovechamiento del molde para iniciar una producción en serie del modelo que tan buenos resultados y satisfacciones ha dado a sus armadores a lo largo de tanto tiempo. Aún sigue habiendo unidades, 34 años después, que aún dan guerra en el agua.
En su momento tuve la oportunidad de navegar en tres de las primeras unidades de la serie construidas en La Coruña. El “Monelos”, de los hermanos de Llano, el “Coruña III” de J.I. Ferreiro y el “Carozo” de Maxi Casares, que sigue participando y metiendo caña en las regatas de La Coruña.
Es frecuente también últimamente ver, por medio mundo, unidades remozadas y tuneadas que vuelven a dejar constancia de su buen navegar.
Manzanita fue un diseño del neozelandés Ron Holland, quien "cortaba el bacalao" en el diseño de barcos de competición en la década de los 70, empezando al final de esa década y en los 80´ a compartir su supremacía con su paisano Bruce Farr y otros, pasando posteriormente al diseño de megayates.
Uno de los sellos de identidad de los barcos de Ron Holland eran sus “tortuosas” popas redondeadas, en busca de optimizar la regla IOR. Sus estrechas salidas de agua y las formas redondas de sus cascos marcaron un estilo de diseño que resumía la filosofía del IOR en ese momento.

Empezaba la concepción de los barcos de desplazamiento ligero y la imposición de los aparejos fraccionados. En este caso aparejado con un palo de aluminio Technical Mast 7/8.
Entre algunos de sus más famosos diseños de barcos de Admiral´s había nombres como “Big Apple”, “Golden Apple of the Sun”, “Silver Apple of the Moon” o “Golden Delicious”, de ahí que a su hermano pequeño le llamasen “Manzanita”.


El barco se construyó en La Coruña (Fiberglass/Fibramar) en el tiempo record de un mes, por iniciativa de Enrique Vilariño, promotor del proyecto Manzanita y familiar de uno de los tripulantes, el coruñés “Machaco” de Llano. (Aunque más adelante se construyó también en Barcelona).
El resto de la tripulación la completaban Ramón Balcells, de familia de veleros, Ib Andersen, (que no pudo hacer la última regata) también velero y famoso regatista danés-español, que más tarde asociaría su velería a la de Pedro Campos, formando Diamon Sails y que posteriormente pasaría a ser North Sails Europa. Por ultimo el medallista olímpico británico Rodney Pattisson como skipper.

La precipitación en su construcción hizo que llegasen al mundial de Helsinki por los pelos, aún ultimando su acabado en el momento de echarlo al agua para la primera regata, sin tiempo para su puesta a punto. Algunas críticas hacia el diseño inmediatamente se acallaron a la vista de los parciales conseguidos (3º, 1º, 1º, 3º, 4º) que le dieron el triunfo final por delante del francés “Berret de Paulette” (Jean Berret) que fue segundo. Tercero el sueco “Butterfly” (Peter Norlin), cuarto el italiano “Charlie Papa Due” (Jézequel) y quinto el norteamericano "Fun" (Lawrie Davidson).
El "Manzanita" voló sobre las aguas finlandesas (y también rusas), haciendo honor a su número de vela "E 747".
Como nos tienen acostumbrados en el mundo náutico, algunos pseudo-periodistas no se enteraban del todo de qué hablaban en sus escasos reportes de prensa, o bien eran ridículamente tendenciosos barriendo para su casa.

Un gran éxito, en cualquier caso, de cuando el I.O.R. estaba en su máximo apogeo y a la postre un diseño lleno de encanto y personalidad.

6 comentarios:

Eddy dijo...

Maxi y su Carozo entrañable compañia en las regatas.

Damian dijo...

Hola jorge excelente blog, yo también cuento con una red de blogs de turismo, viajes y náutica desde donde podría mencionar el tuyo o colocar un enlace! y así nos ayudamos mutuamente.
Dime que te parece y acordamos
Saludos
Damian

Nautijorge dijo...

Hola Damian. Gracias por tu comentario.
Veo que acabas de empezar con tus blogs "Viajes en Barco" y "Barcos Veleros". Creo que cualquier medio de difusión sobre el mar es bienvenido.
Personalmente empecé con mi blog literalmente como un cuaderno de bitácora en el que plasmar mis experiencias, inquietudes, reflexiones y conocimientos sobre el mar y los barcos, pero que duda cabe que el hecho de llegar a muchos lectores da satisfacción, si con ello puedo contagiar mi amor por el mar, o compartir con aquellos que ya están contagiados de esta pasión por la navegación.
Con el tiempo mi planteamiento ha sido ofrecer la variedad y el interés de temas, dentro del TEMA, que a mi me gusta encontrar en otras bitácoras, siempre desde un punto de vista personal, apoyando los textos con las imágenes o viceversa.
Lo que más me cuesta es no salirme del mar tratando otros temas que me interesan, tanto por bien como por lo contrario, aunque a veces no lo consigo de todo.
En fin, ya me he hecho seguidor de tus blogs y en cuanto pueda dedicarle cinco minutos incluiré los enlaces.
Mucha suerte y buena travesía.

Nautijorge dijo...

Hola Eddy.
Desde luego, qué serían las regatas aquí sin la presencia incombustible del "meteorólogo". Conozco a poca gente que le haya sacado tanto partido a su barco como Maxi, que durante más de treinta años siempre ha estado ahí con su Manzanita y antes con su dorna de vela cangreja.
Realmente todo un personaje. Algún día haré una entrada sobre él ;-)

POR MARCELO GONZALEZ dijo...

Jorge, muchisimas gracias por esta entrada. acabo de comprar un manzanita para que los jovenes puedan navegar aqui en la Isla de La Palma. y este articulo es MUY interesante!
Un saludo.
Marcelo Gonzalez

Nautijorge dijo...

Gracias a tí Marcelo por dejar el comentario.
Sin duda has hecho una magnífica elección. Las cosas buenas, permanecen buenas con el tiempo. Un barco bonito, rápido y que aguanta lo que le echen.
Enhorabuena y que lo disfrutéis.
Un saludo.