viernes, 23 de marzo de 2007

Esos tripulantes singulares...

No es extraño ver a bordo de veleros algunos tripulantes singulares, hábiles como el que más a la hora de moverse por el barco, de agradable compañía durante las guardias, incluso, en ocasiones, intuitivos para avisar de los peligros...
He conocido algunos, incluso formando parte de tripulaciones solamente constituidas por ellos y sus patrones.
Me refiero a esos gatos y perros, fieles marineros, que surcan los mares en el anonimato.
Por desgracia, mi "gorda" no es uno de ellos. Se acongoja ya sobre los pantalanes, y no hay ola que la alcance desprevenida.

Ahora me mira como diciéndome "a ver qué escribes sobre mí..."
Pues "gorda", digo que a ver cuándo conseguiré que me acompañes...¡Vaya!, se ha enfadado...
Pues nada, vaya mi admiración para todos aquellos que han conseguido que sus gatos y perros les acompañen por la mar.

1 comentario:

gordita dijo...

yo no puedo navegar, ya sabes que soy manchega, pero te acompaño siempre en tierra!!!