viernes, 27 de abril de 2007

En contra y a favor de la America´s Cup

Ya sea la Louis Vuitton o su fin último, la Copa del América, es un circo que atufa más a pasta que una tratoría… a élite, a VIP, a prensa rosa…, en la que más posibilidades tiene quien más dinero dilapida.
Sólo ver las cifras que “declaran” haber invertido tanto defensores como desafiantes suena escandaloso; entre estos últimos:
BMW-ORACLE: 110 millones de Euros
LUNA ROSSA-PRADA: 90 millones de Euros
EMIRATES-TEAM NEW ZEALAND: 70 millones de Euros
DESAFIO ESPAÑOL-IBERDROLA: 60 millones de Euros
Curiosamente los cuatro máximos aspirantes a llegar a las semifinales de la Louis Vuitton. El resto son los “pobres”.
Un circo que en mi opinión ha perdido la esencia original de esta competición, en donde tanto los medios técnicos y materiales como humanos debían pertenecer al país desafiante, o defensor en su caso.
Donde el defensor no conocía al desafiante hasta su encuentro en la final de la Copa del América propiamente dicha.
Ahora el “Defender” compite con los “Challenger” desde el principio y hasta el acto 13. Se hacen numerosas regatas de flota en pos del espectáculo, cuando la esencia de la America´s Cup es el “Match Race”. Los Sindicatos fichan a su patrón, tripulación y equipo técnico de aquí y allá al más puro estilo futbolero de los “galácticos”. De forma que podría ganar la copa un barco norte americano, patroneado por un neozelandés, con tripulantes de 16 países diferentes y esponsorizado por alemanes. Los barcos se construyen apurándolos al límite de su resistencia, de manera que sólo se puede regatear habiendo entre 8 y 20 nudos (25 si les pilla ya navegando), a partir de ahí, se rompen.
Pero no todo es malo en la America´s Cup. En honor a la verdad hay que decir que representa la cúspide de las regatas en cuanto a la táctica e investigación de materiales, permitiéndonos disfrutar de unos emocionantes enfrentamientos “a cara de perro”, al máximo nivel, entre unos espectaculares barcos que da gusto ver navegar y maniobrar. Paradógicamente, tratándose del trofeo deportivo más antiguo del mundo, parece que en España mucha gente está empezando a descubrirlo y a asomarse a él ahora. Y eso que desde el 92, cuando nuestro país entró en este circo, y en cada edición hasta hoy, televisión española se esforzó en mostrárnoslo y explicar cada una de las veces en qué consistía (eso sí, a unas horas…). Quién concebiría que cada vez que se retransmitiese un mundial de fútbol nos explicasen lo que es un corner y un fuera de juego… Pero esto es España, un país con más kilómetros de costa que tradición náutica. Ya le gustaría a nuestra selección de fútbol cosechar ni la mitad de los éxitos de los que nos ha dado la vela.
De todas formas, a golpe de fiestas, jet-set, papel couché y programas de corazón, flaco favor se le está haciendo a este deporte, que lo es.
Aunque, pensándolo bien, a quién le interesa que nuestros mares se llenen de gente… a mi no, desde luego, prefiero que se sigan concentrando en los estadios y frente al televisor.

7 comentarios:

antonio dijo...

Llevas toda la razón. Donde se pongan las carreras de tractor de Tomelloso... Ese aire dandote en la cara.

Nautijorge dijo...

Onde va a parar... hermosoo!!!

caius dijo...

El problema básico es que la gente se aburre, y por tanto, necesita hacer cosas que luego contar, ¿qué coño hace comprándose un barco (del tipo que sea) un tío que vive en Madrid? Al final el barco está más tiempo amarrado que navegando, y el litoral plagado de puertos deportivos que como esto siga así no va a haber donde coño meter tanto barquito. Hay que optimizar, alquilar, y no venderle cualquier cosa a cualquiera con el único requisito de tener dinero. En el mundo en que vivimos, esto último ya no es indicador de nada.

A mi la Copa America me parece bien, es como la F1, ingenieros compitiendo entre sí, lo interesante está en lo que no se ve. Ahora bien, prefiero la Copa de Vino.

Nautijorge dijo...

;-)

hermosodesafiomanchego dijo...

Hola, abundando en el tema, y si se me permite quiero anunciar que estamos preparando el desafío manchego para la próxima edición de la America's Cup. Si te vendes barato te podemos fichar de tripulante, pero de esos que no hacen nada, porque el equipo está ya perfilado.

Hemos fabricado un primer prototipo, bautizado Clavileño I, con la carcasa fabricada con cartones de huevos y latas de anchoas recicladas (no sé porqué por ahí lo llaman casco si todos sabemos que los cascos es donde se mete la cerveza de a litro).

Prácticamos la navegación a vela (las hemos hecho con bolsas de eroski que dan mejor resuiltado que las de mercadona)en el Vicario (cuando hay agua, cuando está seco practicamos para sacar los pasos de semana santa).

Cuando hace mucho aire (que así se llama aquí) por la parte de detrás del barco (lo de la proa y el estribor no lo tenemos dominado del todo) vamos diría yo que a 10 o 50 km/h, no lo tengo claro porque todo se mueve que te cagas, sorbe todo cuando las olas pasan de los 5 cm.

Para no liarnos, hemos pintado las cuerdas de colores. Uno se empeñó en que las llamaramos cabos y, para que se vea que tememos presupuesto de sobra, les llamamos tenientes. Pues eso, los tenientes de colores. El thichete lo hemos hecho con un trichador de pavos que sobró de la cena de navidad.

Hemos puesto una ducha en la parte de abajo de la carcasa, porque hemos leído en tu blog que te gusta trasduchar, así que para que no te quejes (así no huele a choto que tampoco viene mal).

Nos dijo uno que teníamos que poner a la mayor en el centro, pero como está muy gorda casi nos hunde el barco, así que hemos puesto a su hermana más pequeña que además está más buena. Eso sí, ha habido que atarla al palo, con lo que de paso le hemos sacado alguna utilidad al palitroque ese.

Lo de atracar, de momento es lo que peor llevamos, siempre nos pilla la policía, pero bueno, con algo de práctica podremos salir adelante.

Como de momento no tenemos presupuesto para un GPS hemos puesto un ZX Sprectrum que encontamos en un armario, y como piloto automático tenemos un Geyperman atado al manillar de bicicleta con el que conducimos.

En la parte de adelante, hemos puesto una plataforma para que, si en la competición aparecen esos peces grandes grises que se pasan por debajo del barco nada más que para incordiar, poder pegarles con una cachiporra de encina que nos dejó el tío Eufrasio.

Como ves el proyecto está lanzado, lo que nos falta es la esponsorización. De momento, hemos conseguido que el gorra, a cambio de poner su nombre en la carcasa,nos de 100 bolsas de pipas, con las que creo que podremos alimentarnos en el mar. La putada es que nos la ha dado con sal, así que igual se nos seca la boca. ¡Menos mal que el mar no nos va a faltar agua para beber!

Por cierto, que ganas tenemos de ver el mar de una vez, porque aquí solo hemos visto a la Marimar y poco, por su novio, el Benito, no nos deja ni acercarnos, cachis en diez, que jodío el tío.

Nautijorge dijo...

Bueeeno, si no es por no ir, y si hay que ir se va, pero...
O el aire es acondicionao o na de na.
Y lo que me gusta no es trasduchar... es TRASNOCHAR, aunque so mu limpio y los 15 de cada mes me ducho puntualmente, haga falta o no. Ea!
Me han llegao rumores de la alta tecnología que os gastáis en el Vicarios Team para la Albali´s Cup, sé que estáis desarrollando un material revolucionario a base de fibra de trigueros con resina de gachas muy consistente para el barco, y unas velas de laminado de queso manchego que se van a cagar los suizos con su fondue...
En fin hermosooo, que semos de Dimiel o no, pero aupa con el desafio. Y recuerdos a la Marimar ;-)

Anónimo dijo...

Joder qué risa y qué bien! Ya estoy en forma para otra triste jornada de oficina... Sed (vaya, qué raro se lee eso) buenossss!
C.