domingo, 13 de mayo de 2007

Una práctica de vela interesante

Este fin de semana hemos salido de prácticas de navegación a vela, Alberto, Daniel, Javier, Jorge, Rodrigo y un servidor, por la Ría de Sada y más allá… y lo cierto es que han resultado interesantes, no sólo por la compañía, sino por la fortuna de haber disfrutado de un muy buen viento, con rachas superiores a los 40 nudos el domingo.
Aunque el sábado salimos por delante de La Coruña, el domingo bastó con asomarse a la boca de la ría para saborear algún que otro salseiro y coger olas tanto de proa como de popa. Algo que todo el que esté iniciándose en este vicio debería experimentar, sobre todo estando dentro de la seguridad de una ría, lo que sólo sucede cuando hay aviso de temporal. Bueno, el temporal haberlo ya lo había, pero en este marco permite “jugar” con él. Más afuera, con certeza, la cosa no estaba para juegos…
También es cierto que navegamos en un barco que inspira seguridad con sus buenos 44 pies de eslora, pero en cualquier caso fue divertido, y con toda la ría para nosotros solos… a excepción de los mercantes que la escogieron como refugio.
De todas formas tanto el viernes como el sábado también tuvimos un buen viento para disfrutar por la ría, incluido un agradable fondeo para comer en una bonita cala junto a Lorbé.
En definitiva, un estupendo fin de semana de navegación a vela, y una buena oportunidad para navegar con viento duro que todos superaron con creces y que será sin duda provechosa para que cada uno añada en su “petate” de experiencia.
La tripulaciónHaciendo el indio... ;-) Buen viento y bonita mar.


























3 comentarios:

Rodrigo dijo...

Gracias por las enseñanzas Jorge. Espero que podamos juntarnos de nuevo para tener otros días parecidos a los de este fin de semana.

Anónimo dijo...

Más afuera, con certeza, la cosa no estaba para juegos… Gran frase Jorge! Cómo me acordé de ti ayer! El ca.... del Mediterráneo volvió a jugárnosla. Salimos de Formentera a las 6 de la mañana hacia Denia y aunque el parte de la tarde anterior daba poniente F3/4 la realidad fueron rachas de hasta F7 y mar gruesa de proa las 11 horas que duró travesía... Y esta vez no iba con expertos. A parte de Alfredo (A. Diego de Titulosnáuticos, recuerdas?) que se hizo cargo de la surrealista situación como un campeón, la 2ª que más “sabía” era yo... Entre pantocazo y pantocazo (no los conté pero debieron ser unos 200 o 300, hoy me duelen todos los huesos) y vomitona y vomitona (sí, sí algún día tenía que estrenarme!) me surgían mil dudas de cómo resolver “pequeños” accidentes que iban ocurriendo, y claro Alfredo en la bañera no estaba para mucho parlamento... A quién pregunto? Qué hago? Qué le digo a mi amiga a la que ya se le transparentan todas las venas de la cara (y me mira fíjamente como para sopesar mi grado de pánico)? En fin, que me faltó esa “voz amiga en medio del océano”... Supongo que la situación no fue tan dramática, pero me pilló con la guardia bajada. Si no te importa, volveré pronto a llamar a tu puerta para contarte y consultar cómo hubieras salido tú de cada momento crítico, vale? Gracias Jorge y un besazo, Ana

Daniel Rey Campaña dijo...

Hola Jorge. Enhorabuena por tú blog me parece muy interesante. Para los que estamos iniciándonos en la navegación cada jornada que navegamos contigo tanto en los First como en los Bavaria nos aporta mucho. Gracias.